jueves, 13 de marzo de 2008


ORANGE HOUSE



Sigue en estos rincones el síndrome del olvido
Se siente cuando me miro al espejo
Mis ojos han dejado de brillar por el.
Mi cabello ahora ha cambiado de color
Soy más dorada que de costumbre.
Ahora el jardinero riega sus plantas en medio de la cuidad de abril
Ha llegado el sol pero no es primavera,
Un día llueve con tristeza y sale el sol con amargura
Y en los que no hay sol tan solo es frescura
Y te veo en la ventana,
Preparando el futuro para ser mejor cada día
Aun cuando los días son tan extraños y uno no sabe ni que pasara después,
Pero te ves tan hermosamente callado,
me gusta mirarte y excitarme
Y reír mientras escribo estas letras precipitadamente agonizantes en la realidad.


CLAUDIA NUÑEZ

1 comentario:

Mania dijo...

A mi tb me gusta mirarle