jueves, 27 de agosto de 2009


REFLEJO DE GRITO SOFOCADO


Agudiza tus sentidos con el olor de la mañana rancia.
Vuelve a levantar para caer al final de la noche en sueños negros.
En sueños que ni para pesadilla alcanzan.
Tus sueños arrebatados de niña rota,
De muñeca morena que quizá fue semilla, pero no alcanzo a crecer,
Del espejo que se aleja.
Y cuando te quisiste ver (luego de dar muchas vueltas en la cama, tratando de figurar un fantasma en aquella sombra del medio día), la imagen del espejo (maldito espejo!) ya no respondió.
Ni a tu llanto.
Ni a tu reflejo de grito sofocado.
Y las flores pasaron tan rápido,
Que el medio día te cegó.
No más colores.
No le enseñes a nadie a amar,
[El que no sabe no aprende]

Limítate a perderte en tus sentidos, agudizados por las mañana de solitario cariño
Las madrugadas eternas,
Eterno el insomnio de tus ojos.
El olor a raíz mágica en tu ropa.
[Eterno deliro]
Eterna ausencia de vos, de tu pelo serpenteando en la punta de mis dedos,
Queriendo liberarse de mi amor entregado.
De mi amor de sueños que ni para pesadilla alcanzan


ALEXA PÉREZ

1 comentario:

Vicente D. Caputo dijo...

Hola, me gustaria colaborar con su blog y vincularme a ustedes. Pondré también un link desde mis crónicas. Material interesante tienen aquí!