martes, 24 de junio de 2008

SUICIDIO AMARILLO


Voy abrir mi corazón herido
para llenarlo de gotitas de limón podrido,
voy a abrir la boca y cerrar los ojos
y tragaré entero este veneno
que he guardado para el día de mi triste final.


Tanto la vida como yo nos sentimos defraudados
el uno del otro,
ya los motivos de felicidad son una cruel hipocresía,
las lágrimas ya no son las mismas,
ni siquiera el dolor porque solo se traduce en agonía.


Tomo esta vieja maquina de escribir
para dejarte esta nota de suicidio;
perdona si es notorio el rencor, la ira y el poco olvido
el helado de fresa no dura para toda la vida.


Prefiero cerrar suavemente los ojos
y esconderme de los tuyos
prefiero cortarle las venas al amor
y verlo desangrarse como una inerte yema de huevo,
escuchar tu canción
para sufrir, y sentir...
por qué es que me siento triste cada día?


Ya no espero más al tiempo
llego la hora de partir a la muerte
como siempre por culpa del amor,
del amor al olvido.




CLAUDIA NUÑEZ

2 comentarios:

The sea, the sky, the dust dijo...

el helado de fresa no dura para toda la vida.

Qué putada para los de Hagen-Dasz

Claudia dijo...

a si claro. jejeje